~ Por favor, desplácese hacia abajo para la traducción al español.

Here we are at the beginning of yet another year – our favorite time for making new year resolutions! With this in mind, I thought I would share some fascinating information on the genes that impact health and longevity and seven actions we can take right now. (This Newsletter will be translated into Spanish and sent out as soon as completed.)

A few weeks ago while in India, my sister and I chatted with a man sitting in a chair outside his market stall in a narrow bazaar – clothes of every sort hanging on rails and nails, taken down every night and religiously put up again each morning to the smell of incense. As we pass by (wearing cutoff shorts and tank tops) on our way to the beach, he calls out, “Good morning grandmothers!” followed by, “Full power. Full power!”

It turns out that his grandmother is 110 years old. So he wasn’t much impressed that I am rapidly moving towards 80 or that Anthea is a mere 72.

But he got me thinking about what it takes to live into a healthy old age. His grandmother works all day long, milks her five cows, takes care of growing the vegetables, is free of joint pain and sickness and eats a simple diet with very little meat – and never eats anything that has been made with chemicals. Unlike the other locals in her village, she doesn’t put “powder” (insecticide) on anything she grows. Clearly something is working for her.

What science is saying about old age and death

Richard Feynman – Nobel Prize winning physicist – writes: “There is nothing in biology yet found that indicates the inevitability of death.” And Dr. David Sinclair in his book Lifespan: Why We Age — and Why We Don’t Have To, writes, “The genetic blueprint to be young is always there, even when we are old.”

What follows is a minimal summary of David Sinclair’s scientific book that takes several readings to digest plus a few thoughts from Wim Hof: The Way of the Iceman: How the Wim Hof Method Creates Radiant, Longterm Health and Anthony William: Medical Medium Liver Rescue.

Sirtuins – healthy longevity genes

Dr. Sinclair’s labs have discovered vitality genes that extend the average lifespan of mice and make them healthier. They are called SIRTUINS – seven of which are found in mammals. Sirtuins are made by almost every cell in the body.

What sirtuins do

Among other functions, sirtuins turn genes off and on, control energy metabolism, cell division and healthy egg production. They prevent cellular senescence (old age) and are essential for repairing DNA breaks, which cause illness, and for maintaining our fitness and health. In other words, sirtuins control our health and survival.

mTor

Similar to sirtuins, mTor also supports survival when there are food shortages. When mTor is inhibited, cells divide less and old cellular material is reused for maintaining energy. In times of stress, mTor, like sirtuins, signals cells to survive by focusing on DNA repair, reducing inflammation and digesting old proteins. mTor is the master driver of cell growth.

These two systems tell the cell which genes should be turned on and which should remain off. They control much of our lives – far more than the genes themselves. We have about 20,000 genes, but there are infinite ways to combine them, activate them or deactivate them.

For instance, every cell has the same DNA, but what differentiates a nerve cell from a skin cell are the systems that tell the cell which gene should be turned on and which turned off. This is where sirtuins and mTor come in.

Why we age

Scientists have their theories as to why we age, why the hair turns gray, the skin wrinkles, joints ache and people get sick. To name a few causes: 

•   Broken DNA. On average there are about two trillion DNA breaks per day caused during replication. Other breaks are caused by radiation, chemicals, X-rays and CT scans.

•   Stem cell exhaustion (stem cells have the capacity to transform themselves into other specific cells – whether nerve, skin or liver cells).

•   Cellular senescence (aged cells).

•   Mitochondrial dysfunction (the energy producers).

•   Telomere shortening (every time a cell replicates, its telomeres get shorter – the shorter the telomeres the closer we are to illness and death).

•   ERCs – extra chromosomal ribosomal DNA. DNA damage gives rise to ECRs. As ERCs accumulate, aging results. Put ERCs in young yeast cells and they age prematurely, become sterile and die young. But when Sirtuin 2 is added, it prevents the accumulation of ECRs and there is a 30% increase in the yeast’s lifespan.

Survival

It appears that the way we can survive this constant onslaught to the trillions of daily DNA breaks is through our capacity to repair our DNA through activating our sirtuins and inhibiting mTor.

Seven actions that nurture our sirtuins and inhibit mTor

Six out of these seven actions are well-known for their health benefits. However, having the science behind why they are good for us is convincing to the mind.

1. WHAT WE EAT

•   Study after study, writes Dr. Sinclair, has demonstrated that animal-based diets are associated with cardiovascular and cancer risks.

•   Red meat contains the amino acid carnitine, which is converted to TMAO, a chemical that is implicated in heart disease.

•   Limiting the amino acid methionine causes obese mice to shed most of their fat quickly – 70% in one month – and increased their lifespan by 20%. Beef, lamb, poultry, pork, eggs and fish are particularly high in methionine. Plant proteins have low levels of methionine, supporting appropriate weight, health and lifespan.

•   The amino acids argenine, leucine, isoleucine and valine activate mTor, rather than inhibit it. Low levels of these amino acids, as found in plant proteins, lead to increased healthy lifespan.

•   All-cause mortality, Dr. Sinclair writes, falls significantly when we eat plant protein instead of animal protein. All amino acids, including the nine essential ones, can be obtained from plant-based sources.

•   We only need small quantities of amino acids (protein) – a little goes a long way – which is why vegetarians suffer significantly lower rates of cardiovascular disease and cancer than meat eaters (due not only reduced amino acids and inhibition of mTor but also due to lower calories and increased polyphenols found in plants). Most people eat at least twice as much protein as their body needs.

2. HOW OFTEN WE EAT

•  Reduced calories – hunger rather than starvation and malnutrition – leads to good health. Okinawa is famous for the number of its centenarians, who eat 20% fewer calories than those on the mainland.

•   Eating less often leads to significant improvement in health and slowed-down biological aging.

•   Intermittent fasting (IF) means periodically going without eating – for example, eating during an 8-hour period and then not eating for the next 16 hours. Rats that went hungry every third day lived 15-20% longer than those on a regular diet.

•   In Ikaria, Greece, one-third of the population lives past the age of ninety. The Greek orthodox church calls for fasting on a regular basis: no meat, dairy products, eggs and sometimes no wine or olive oil.

•   A variation of Intermittent Fasting is to skip breakfast and eat at 12 noon, or skip food one day per week, or for several days once a month, or reduce the number of calories consumed in a 24-hour period.

•   Inhibited mTor means cells spend less energy dividing and more energy recycling damaged proteins – good for prolonged vitality. mTor is inhibited by calorie restriction – also by limiting the intake of amino acids (protein).

•   TET enzymes remove methyl tags from DNA that cause aging. Natural molecules that stimulate TET enzymes include vitamin C from plant-based sources, and in addition TET enzymes are boosted by calorie restriction.

3. NAD LEVELS

•   Without NAD we would be dead in thirty seconds. Generally as people age, their NAD levels decrease in the brain, blood, muscle, immune cells, pancreas, skin and throughout the body.

•   NAD acts as a fuel for sirtuins. Without sufficient NAD, sirtuins don’t work efficiently. NAD boosts the activity of all seven sirtuins, which support healthy longevity. The loss of NAD as we age reduces sirtuin activity and leads to disease.

•   Nicotinamide mononucleotide (NMN) – made by our cells – is converted to NAD. NMN is found in foods such as avocado, broccoli and cabbage.

•   Give animals NMN and the levels of NAD in the body go up about 25% in a couple of hours – the same as when fasting or exercising.

•   Enzymes are the catalysts for all life processes and there are thousands of them in each cell. Over five hundred different enzymes depend on NAD.

4. REGULAR EXERCISE

•  We all know that exercise improves blood flow, strengthens muscles and improves lung and heart health. But more important than all these is the effect of exercise at the cellular level.

•   Those who exercise more have longer telomeres. Those who jog for half an hour five times a week have telomeres that appear to be nearly a decade younger than sedentary non-exercisers.

•   Exercise is a source of healthy stress on the body, which raises NAD levels that turn up energy production in the mitochondria and stimulate muscles to grow extra oxygen-carrying capillaries.

•   Exercise modulates mTor and sirtuins in the right direction (mTor down and sirtuins up). Sirtuin 1 and 6 help extend telomeres and protect them from degradation.

•   In yeast, NAMPT – the gene that recycles NAD – is turned on by exercise and fasting. As we know, NAD is the fuel for sirtuins.

•   Studies show that running for fifteen minutes a day reduces all-cause mortality by 45%. Even ten minutes of moderate exercise a day adds years to life.

•   However, to engage healthy longevity genes, intensity makes a difference: a brisk run and high intensity interval training (HIIT) engage a large number of health-promoting genes.

•   The combination of exercise plus limiting calories is what leads to a lengthened and healthy lifespan.

5. EXPOSURE TO COLD

•  Exposure to cold activates our longevity genes: sirtuins are switched on by cold.

•   Exposure to cold also activates brown fat – that generates body heat by burning fatty acids and glucose – as against white fat that we associate with overweight. Brown fat has a large quantity of mitochondria (the energy producers). Brown fat is associated with longevity and decreases with age. Being a bit cold activates the mitochondria in the brown fat.

•   When the core temperature in female mice is reduced, they have a 20% longer life.

•   Wim Hof is famed for swimming in ice-cold waters, running barefoot in the snow and doing a 28-hour climb with a group of his students – many of whom are using cold water to recover from chronic illness. Together they climb Mt. Kilimanjaro in the snow, wearing only shorts and sneakers. Universities are doing research studies on his method for staying in the peak of health and the impact cold has on helping people regain their health. Wim Hof is never sick, and for many people his methods work better than medicine.

•   For those of us who are curious, we might want to turn on our longevity genes with an alternating hot and cold shower, or put our feet in ice-cold water, or take a walk in shorts when it is cold outside. Or read Wim Hof’s book.

6. EXPOSURE TO HEAT

•  Research with yeast cells showed that PNC1 genes are turned on in response to heat – yet another benign stressor. And PNC1 boost NAD production, which gets sirtuin2 proteins to work harder. These yeast cells lived 30% longer – the same as calorie restriction.

•   A Finnish study found that physical functioning, vitality and general health were significantly better among sauna users than non-users. Of 2300 middle-aged men who had used sauna up to seven times a week for more than twenty years, there was a two-fold drop in heart disease, fatal heart attacks and all-cause mortality.

7. RESVERATROL

•  Resveratrol is found in the skin of red grapes. But many plants produce resveratrol in times of stress when water is limited. Or in the case of lettuce, when it is exposed to heat and cold.

•   Human cells in culture dishes with resveratrol became resistant to DNA damage. They had more mitochondria, less inflammation, lower blood sugar levels and appeared to have protection from stroke, heart attack, cancer and dozens of diseases.

•   My opinion is: be aware of special interest groups such as the red wine industry, touting its resveratrol content. Alcohol in any quantity weakens the liver and has been shown to shrink the brain. Red grapes and blended grapes to make fresh grape juice is a non-alcoholic healthy way to absorb resveratrol. Anthony William’s book Liver Rescue is number one on my list of essential reads for those who want to stay healthy into old age or to regain their health. The liver is foundational.

8. A FEW THINGS TO AVOID

•  Smoking: cigarettes have thousands of chemicals that cause smokers to age faster by over-working sirtuins and causing DNA breaks.

•   DNA damaging chemicals: PCBs in plastic bottles, bags and containers, dyes in foods, pesticides, N-nitrose compounds in foods treated with sodium nitrite (beer, cured meats, cooked bacon), radiation (from UV light, X-rays, Gamma rays, security airport scanners), pollution….and more.

The grandmother of the man at the bazaar is 110 years old. She lives the simple life: lots of exercise growing vegetables and milking her cows, healthy organic home-grown food, limited quantity of food, exposure to heat and cold (no air conditioning and heating), no smoking or X-ray exposure…But what about the rest of us? In 2020, we have some choices to make.

All the best for a wonderful youthful 2020. Full power!

 

Aquí estamos a inicios de un año más – ¡nuestro momento favorito para plantear nuestros propósitos de Año Nuevo! Con esta idea en mente, pensé que sería bueno compartir información fascinante sobre nuestros genes, que tiene un impacto sobre la salud y la longevidad, además de siete acciones que podemos tomar desde ahora.

Hace unas semanas, mientras estabamos en la India, mi hermana y yo conversabamos con un vendedor que estaba sentado en la parte exterior de su puesto en un bazar estrecho con ropa de todo tipo colgada de clavos y tubos, la cual bajan cada noche y religiosamente vuelven a colgar cada mañana, en un ambiente rodeado del aroma de incenso. Al pasar por ahí, camino a la playa (en pantalones cortos y camiseta sin mangas), nos dice: “¡Buenos días, abuelas!” y acto seguido agregó: “¡Puro poder! ¡Puro poder!”

Resulta que su abuela tiene 110 años de edad, por lo que no le impresionó mucho que yo estuviera avanzando rápidamente hacia los 80 años y que Anthea sólo tenga 72 años.

Sin embargo, sus comentarios me pusieron a pensar sobre lo que se necesita hacer para llegar a una edad avanzada con buena salud. Su abuela trabaja todo el día, ordeña cinco vacas, cultiva verduras, tiene sus articulaciones en perfecto estado y tiene una alimentación sencilla, come muy poca carne y nunca jamás come alimentos que contengan sustancias químicas. A diferencia de otros habitantes de su pueblo, no le pone “polvos” (es decir, insecticida) a los alimentos que cultiva. Evidentemente, está haciendo algo bien que le está funcionando.

Lo que la ciencia dice sobre la edad avanzada y la muerte

Richard Feynman –galardonado con el Premio Nobel de Física– escribe: “Todavía no se ha descubierto algo biológico que indique que la muerte es inevitable”. El doctor David Sinclair, en su libro Lifespan:: Why We Age — and Why We Don’t Have To,  (que se podría traducir como: Esperanza de vida: Por qué envejecemos y por qué no tendríamos que envejecer), escribe: “El plan maestro genético para permanecer jóvenes siempre está presente, incluso cuando envejecemos”.

Lo que sigue es un mini resumen del libro científico del doctor David Sinclair que hay que leer varias veces para poderlo digerir, además de algunas ideas de Wim Hof en su libro El hombre de hielo. The Iceman: El método Wim Hof de control de la respiración y la exposición al frío extremo para superar los límites, estar más sano y potenciar la forma física y de Anthony William en: Médium médoco: el rescate del hígado.

Las sirtuinas: los genes de una longevidad sana

Los laboratorios del doctor Sinclair han descubierto genes de vitalidad que extienden la esperanza de vida promedio de los ratones y los vuelven más sanos. Se llaman SIRTUINAS y los mamíferos tienen siete sirtuinas diferentes. Prácticamente cualquier célula del cuerpo produce sirtuinas.

Qué hacen las sirtuinas

Entre otras funciones, las sirtuinas activan y desactivan a los genes, controlan el metabolismo energético, la división celular y la producción de óvulos sanos. Evitan la senectud celular (el envejecimiento) y son esenciales para reparar las rupturas en las cadenas de ADN, las cuales causan enfermedades, y para mantener nuestra condición física y nuestra salud. En otras palabras, las sirtuinas controlan nuestra salud y supervivencia.

La diana de rapamicina en células de mamífero o mTor

Parecida a las sirtuinas, la diana de rapamicina en mamíferos o también conocida como mTor (por sus siglas en inglés) también apoya la supervivencia cuando hay escasez de alimentos. Cuando se inhibe la mTor, las células se dividen menos y el material celular viejo se reutiliza para poder mantener la energía. En momentos de estrés, la mTor, al igual que las sirtuinas, le envía señales a las células para que sobrevivan a través de enfocarse en la reparación del ADN, reduzcan la inflamación y digieran proteinas viejas. La mTor es el principal promotor del crecimiento celular.

Estos dos sistemas le comunican a las células cuáles son los genes que debe activar y cuáles deben permanecer desactivadas. Controlan gran parte de nuestra vida, mucho más que los genes mismos. Aunque tenemos alrededor de 20,000 genes, existe una infinitud de maneras de combinarlas, activarlas o desactivarlas.

Por ejemplo, cada una de nuestras células tienen el mismo ADN, sin embargo, lo que diferencia a una célula nerviosa de una célula de la piel son los sistemas que le indican a la célula qué gen debe activar y qué gen debe desactivar. Es aquí que intervienen las sirtuinas y la mTor.

Por qué envejecemos

Los científicos tienen sus teorías sobre por qué envejecemos, por qué encanecemos, se nos arruga la piel, nos duelen las articulaciones y nos enfermamos. Para nombrar algunas causas: 

•  rupturas del ADN. En promedio, diariamente hay alrededor de dos billones de rupturas en las cadenas de ADN durante su replicación. Otras rupturas son causadas por la irradiación, las sustancias químicas, los rayos X y las tomografías computarizadas.

•   el agotamiento de las células madre (las células madre tienen la capacidad de transformarse en otrás células específicas, sean células nerviosas, de la piel o del hígado).

•   la senectud celular (es decir, el envejecimiento de las células).

•   la disfunción mitocondrial (las mitocondrias son productoras de energía).

•   el acortamiento de los telómeros (cada vez que se replica una célula, se van acortando sus telómeros; entre más se acortan nuestros telómeros, más nos vamos acercando a la enfermedad y a la muerte).

•   el ADN ribosómico extracromosómico. El ADN dañado da origen al ADN ribosómico extracromosómico, el cual, al irse acumulando, lleva al envejecimiento. Si se coloca ADN ribosómico extracromosómico en células jóvenes de levadura, envejecen de manera prematura, se vuelven estériles y mueren jóvenes. Sin embargo, cuando se le agrega sirtuina 2, se evita la acumulación de ADN ribosómico extracromosómico y la esperanza de vida de la levadura aumenta un 30 por ciento..

La supervivencia

Parece ser que es a través de nuestra capacidad de reparar nuestro ADN por medio de activar nuestras sirtuinas e inhibir la mTor que logramos sobrevivir el embate constante de billones de rupturas diarias del ADN.

Siete acciones que nutren a nuestras sirtuinas e inhiben nuestra mTor

Seis de estas siete acciones son ampliamente conocidas por los beneficios que le brindan a nuestra salud. Sin embargo, es importante tener conciencia de los conocimientos científicos subyacentes a los beneficios que nos producen estas acciones, para convencer a la mente.

1. LO QUE COMEMOS

•  Estudio tras estudio, según nos informa el doctor Sinclair, se ha demostrado que una alimentación basada en proteina animal, se asocia a riesgos cardiovasculares y de cáncer.

•   La carne roja contiene el compuesto de aminoácidos conocido como carnitina, que se convierte en trimetilamina N-óxido (TMAO), una sustancia química involucrada en las enfermedades del corazón.

•   Limitar el aminoácido metionina hace que ratones obesos quemen rápidamente la grasa, un 70 por ciento en un mes, y aumenta su esperanza de vida en un 20 por ciento. La carne de res, cordero, puerco, pollo, pavo, huevos y pescado tienen niveles particularmente altos de metionina. Las proteinas de origen vegetal tienen niveles bajos de metionina, lo cual apoya el mantener un peso adecuado, buena salud y una esperanza de vida más prolongada.

•   Los aminoácidos argenina, leucina, isoleucina y valina activan la mTor, en vez de inhibirla. Niveles bajos de estos aminoácidos, como los que se encuentran en las proteinas de origen vegetal, llevan a un aumento de la esperanza de vida en un buen estado de salud.

•   La mortalidad por cualquier causa, nos informa el doctor Sinclair, cae de manera significativa cuando nos alimentamos con proteina de origen vegetal en vez de proteina de origen animal. Podemos obtener todos los aminoácidos, incluyendo los nueve aminoácidos esenciales, de fuentes vegetales.

•   Solamente necesitamos pequeñas cantidades de aminoácidos (proteina) –una pequeña cantidad rinde mucho– por eso los vegetarianos sufren tasas significativamente más bajas de enfermedades cardiovasculares y cáncer que los carnívoros (debido no tan sólo a la cantidad más baja de aminoácidos y a la inhibición de la mTor, sino también a las calorías más bajas y a la mayor cantidad de polifenoles que se encuentran en las plantas). La mayoría de la gente consume por lo menos el doble de proteina de lo que su cuerpo necesita.

2. QUÉ TAN SEGUIDO COMEMOS

•  una reducción de la ingesta de calorías –que lleve a sentir hambre más que hambrearse y malnutrirse– lleva a un buen estado de salud. La isla de Okinawa es famosa por el número de personas longevas de más de cien años que viven ahi, que consumen 20 por ciento menos calorías que el resto de Japón.

•   Comer menos muchas veces conduce a una mejora significativa en la salud y a una desaceleración del envejecimiento biológico.

•   El ayuno intermitente (AI) implica no consumir alimentos de manera periódica, por ejemplo, comer durante un periodo de 8 horas y dejar de comer a lo largo de las siguientes 16 horas. Las ratas que dejaban de comer día de por medio, llegaron a vivir entre un 15 y un 20 por ciento más que las ratas que seguían una dieta regular.

•   En Ikaria, Grecia, una tercera parte de la población vive más de noventa años. La iglesia ortodoxa griega pide a sus miembros que ayunen regularmente: lo cual implica para ellos no comer carne, productos lácteos, huevos y a veces nada de vino ni aceite de olivo.

•   Una variación del ayuno intermitente es saltarse el desayuno y comer a mediodía, o dejar de comer por completo una vez a la semana, o varios días una vez al mes, o bien reducir el número de calorías consumidas en un periodo de 24 horas.

•   Inhibir la mTor implica que las células gastan menos energía en dividirse y más energía en reciclar las proteinas dañadas, lo cual es bueno para contar con una vitalidad prolongada. La mTor se inhibe a través de restringir el consumo de calorías y también de limitar la ingesta de aminoácidos (proteina).

•   Las enzimas TET remueven los marcadores de metilación del ADN que causan el envejecimiento. Las moléculas naturales que estimulan las enzimas TET incluyen la vitamina C de fuentes vegetales y además se fortalecen con la restricción de la ingesta de calorías.

3. LOS NIVELES DE LA COENZIMA NAD

•  Sin la coenzima nicotinamida adenina dinucleótido (NAD) moriríamos en treinta segundos. Por lo general, conforme la gente va envejeciendo, se van reduciendo sus niveles de NAD en el cerebro, la sangre, los músculos, las células del sistema inmunológico, el páncreas, la piel y todo el cuerpo.

•   La coenzima NAD actúa como combustible para las sirtuinas. Si no hay suficiente NAD, las sirtuinas no funcionan de manera eficiente. La coenzima NAD fortalece la actividad de las siete sirtuinas, lo cual contribuye a lograr una longevidad sana. La pérdida de NAD al ir envejeciendo reduce la actividad de las sirtuinas y nos lleva a enfermarnos.

•   La nicotinamida mononucleótida (NMN) –producida por nuestras células– se convierte en NAD. La NMN se encuentra en alimentos como el aguacate, el brócoli y la col.

•   Si se le da NMN a animales, los niveles de NAD en sus cuerpos aumentan aproximadamente un 25 por ciento en cuestión de un par de horas, igual que cuando se ayuna o hace ejercicio.

•   Las enzimas son catalizadores de todos los procesos de vida y existen miles en cada célula. Más de quinientas enzimas diferentes dependen de la coenzima NAD.

4. EL EJERCICIO REGULAR

•  Todo el mundo sabe que el ejercicio mejora el flujo sanguíneo, fortalece los músculos y mejora la salud de los pulmones y el corazón. Sin embargo, más importante que todo esto, es el efecto que tiene el ejercicio a nivel celular.

•   Quienes hacen más ejercicio tienen telómeros más largos. Quienes hacen jogging media hora cinco veces a la semana, tienen telómeros que aparentan ser casi una década más jóvenes que los de los sedentarios que no hacen ejercicio.

•   El ejercicio es fuente de estrés sano para el cuerpo, el cual eleva los niveles de la coenzima NAD, la cual aumenta la producción de energía en las mitocondrias, además de estimular a los músculos para que desarrollen capilares adicionales que transporten oxígeno.

•   El ejercicio modula la mTor y las sirtuinas en la dirección correcta (baja el nivel de la mTor y aumente el de las sirtuinas). La sirtuina 1 y 6 ayudan a alargar los telómeros y los protegen contra la degradación.

•   En la levadura, el ejercicio y el ayuno activan la nicotinamidaciltransferasa o visfatina (NAMPT), el gen que recicla la coencima NAD. Como sabemos, la coenzima NAD es el combustible de las sirtuinas.

•   Los estudios muestran que correr quince minutos diarios, reduce la mortalidad por cualquier causa en un 45 por ciento. Incluso diez minutos de ejercicio moderado al día, nos da más años de vida.

•   Sin embargo, para estimular genes de longevidad sanos, la intensidad marca la diferencia: correr con energía y un entrenamiento de intervalos de alta intensidad estimula un gran número de genes que promueven la salud.

•   Combinar el ejercicio junto con la limitación de calorías conduce a una esperanza de vida más larga y sana.

5. EXPONERNOS AL FRÍO

•   Exponernos al frío activa nuestros genes de longevidad: con el frío se activan las sirtuinas.

•   Exponernos al frío también activa la grasa parda –que genera calor corporal a través de quemar ácidos grasos y glucosa– en contraposición a la grasa blanca que se asocia con el sobrepeso. La grasa parda tiene una gran cantidad de mitocondrias (que producen energía). La grasa parda se asocia con la longevidad y se va reducindo con la edad. Tener un poco de frío activa las mitocondrias en la grasa parda.

•   Cuando se reduce la temperatura central en las ratonas, su esperanza de vida aumenta un 20 por ciento.

•   Wim Hof es famoso por nadar en aguas heladas, correr descalso en la nieve y escalar durante 28 horas con un grupo de alumnos, muchos de quienes se encuentran utilizando agua fría para recuperarse de alguna enfermedad crónica. Juntos escalan el Kilimanjaro en la nieve, usando sólo pantalones cortos y tenis. Hay universidades que están haciendo investigaciones sobre el método de Wim Hof para mantenerse en excelente estado de salud y el impacto que tiene el frío para ayudar a las personas a recuperar su salud. Wim Hof nunca se enferma y para muchos sus métodos funcionan mejor que la medicina alopática.

•   Para quienes nos gusta explorar nuevas posibilidades, puede que querramos activar nuestros genes de la longevidad alternando regarderazos de agua caliente y fría, o bien colocando los pies en agua helada o paseando en pantalón corto en el exterior cuando hace frío. O bien puede que deseemos leer el libro de Wim Hof.

6. EXPONERNOS AL CALOR

•  Las investigaciones que se han realizado sobre las células de levadura han demostrado que los genes PNC1 se activan en respuesta al calor, otro factor estresante benigno. Los genes PNC1 fortalecen la producción de la coenzima NAD, que hace que las proteinas sirtuina 2 trabajen más duro. La esperanza de vida de estas células de levadura, al igual que con la restricción de calorias, se alarga un 30 por ciento.

•   Un estudio finlandés halló que el funcionamiento físico, la vitalidad y la salud general resultaban significativamente mejores entre aquellas personas que acostumbraban a utilizar los baños sauna que entre los que no los utilizaban. De 2,300 hombres maduros que habían utilizado el baño sauna hasta siete veces por semana por más de veinte años, se reducía a la mitad la incidencia de enfermedades cardiacas, infartos fatales y mortalidad por cualquier causa.

7. EL RESVERATROL

•  El resveratrol es una sustancia que se encuentra en la piel de las uvas rojas. Sin embargo, muchas plantas producen resveratrol en momentos de estrés cuando la disponibilidad de agua es limitada, o en el caso de la lechuga, cuando se encuentra expuesta al calor y/o el frío.

•   Las células humanas en placas de Petri con resveratrol se vuelven resistentes a los daños al ADN. Presentaban un mayor número de mitocondrias, menos inflamación, niveles más bajos de azúcar en la sangre y parecen contar con protección contra los infartos cerebrales y de corazón, el cáncer y docenas de enfermedades.

•   Mi opinión es que hay que estar conscientes de los grupos de interés especial como los de la industria vinícola que pregonan que el vino tinto tiene un alto contenido de resveratrol. El consumo de alcohol, en la cantidad que sea, debilita el hígado y se ha demostrado científicamente que encoje el cerebro. Las uvas rojas y el jugo fresco de uva es una forma sana no-alcohólica de absorber resveratrol. El libro de Anthony William titulado El rescate del hígado es el número uno en mi lista de lecturas esenciales para quienes deseen mantenerse sanos hasta una edad avanzada o bien que deseen recuperar la salud. El hígado es la base de una buena salud.

8. ALGUNAS COSAS QUE HAY QUE EVITAR

•   Fumar: los cigarrillos contienen miles de sustancias químicas que hacen que los fumadores envejezcan más rápido a través de hacer que las sirtuinas trabajen en exceso y que se rompan las cadenas de ADN.

•   Sustancias químicas que dañan el ADN: los PCBs en las botellas de plástico, las bolsas y contenedores de plástico, los colores artificiales en los alimentos, los plaguicidas, los compuestos N-nitrosos en los alimentos tratados con nitrito de sodio (la cerveza, los embutidos, el tocino cocido), la radiación (de luz ultravioleta, los rayos X, los rayos Gamma, los escáneres corporales de los aeropuertos), la contaminación….y mucho más.

La abuela del comerciante en el bazaar con 110 años es un buen ejemplo. Lleva una vida sencilla: hace mucho ejercicio a través de cultivar verduras y ordeñar vacas, cultivando alimentos orgánicos sanos en su poropio jardín, limitando la cantidad de alimentos que consume, exponiéndose al calor y el frío (no utiliza aire acondcionado ni calefacción), no fuma ni se expone a los rayos X … Sin embargo, ¿qué hay con el resto de nosotros? En el año 2020, tendremos que elegir qué camino seguir.

Les deseo lo mejor para este juvenil año 2020. ¡Puro poder!